- ¿Me has estado siguiendo?
- Por supuesto... que no, pero tenía la corazonada de que nos encontraríamos.
- Ya...
- ¿Qué pasa Cesar, tienes miedo?
- Había de esto en la fiesta, ¿quieres?
- No, paso.
- Sigue, hazte el niño bueno.
- No necesito colarme para pasármelo bien.
- Ya lo he visto.
- No deberías meterte eso si conduces, ya te vale.
- Cesar, ¿Qué es para ti la felicidad?
- ¿Qué?
- Para mi la felicidad es esto, estar aquí contigo y, ¿para ti no?
- No sé Nuria, no estoy para conversaciones trascendentales a estas horas.
- Ya, lo que pasa es que tienes la cabeza en otra parte, ¿verdad cielo?
- Puede.
- Solo hay una cosa que me jode.
- ¿El que?
- Que no sepas nada de mí, solo sabes que me llamo Nuria y que follo bien.
- Eso son dos cosas muy importantes.
- No sabes ni donde vivo y seguro que no conservas ni mi número.
- Bueno, por algo se empieza, ahora voy a conocer tu casa.
- Ya falta poco. Dime una cosa, ¿crees en Dios?
- ¿Me has estado siguiendo?
- Por supuesto... que no, pero tenía la corazonada de que nos encontraríamos.
- Ya...
- ¿Qué pasa Cesar, tienes miedo?
- Había de esto en la fiesta, ¿quieres?
- No, paso.
- Sigue, hazte el niño bueno.
- No necesito colarme para pasármelo bien.
- Ya lo he visto.
- No deberías meterte eso si conduces, ya te vale.
- Cesar, ¿Qué es para ti la felicidad?
- ¿Qué?
- Para mi la felicidad es esto, estar aquí contigo y, ¿para ti no?
- No sé Nuria, no estoy para conversaciones trascendentales a estas horas.
- Ya, lo que pasa es que tienes la cabeza en otra parte, ¿verdad cielo?
- Puede.
- Solo hay una cosa que me jode.
- ¿El que?
- Que no sepas nada de mí, solo sabes que me llamo Nuria y que follo bien.
- Eso son dos cosas muy importantes.
- No sabes ni donde vivo y seguro que no conservas ni mi número.
- Bueno, por algo se empieza, ahora voy a conocer tu casa.
- Ya falta poco. Dime una cosa, ¿crees en Dios?
Compartir: