Mi regla número uno es: espera lo mejor y prevé lo peor.
Mi regla número uno es: espera lo mejor y prevé lo peor.
Compartir: