Antes teníais libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabáis. Ahora tenéis censores y sistemas de vigilancia que os coartan para que os conforméis. ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente unos son más responsables que otros y tendrán que rendir cuentas, pero, la verdad sea dicha, si estais buscando un culpable solo tenéis que miraros al espejo. Sé por qué lo hicistéis, sé que teníais miedo... ¿y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorbeos el sentido común. El temor pudo con vosotros y presas del pánico acudistéis al actual líder Sanders. Os prometió orden, os prometió paz, y todo cuando os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión
Antes teníais libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabáis. Ahora tenéis censores y sistemas de vigilancia que os coartan para que os conforméis. ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente unos son más responsables que otros y tendrán que rendir cuentas, pero, la verdad sea dicha, si estais buscando un culpable solo tenéis que miraros al espejo. Sé por qué lo hicistéis, sé que teníais miedo... ¿y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorbeos el sentido común. El temor pudo con vosotros y presas del pánico acudistéis al actual líder Sanders. Os prometió orden, os prometió paz, y todo cuando os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión
Compartir: