Todos los días eliminaba de mi piel tantas células muertas, además de uñas y pelo, como me era posible para limitar la cantidad de mi yo no válido que pudiera quedar en el mundo válido
Todos los días eliminaba de mi piel tantas células muertas, además de uñas y pelo, como me era posible para limitar la cantidad de mi yo no válido que pudiera quedar en el mundo válido
Compartir:
Género: Ciencia Ficción